Tauromaquia: Una lucha ideológica y emocional.

TauromaquiaUn gran debate donde participa activamente la moralidad, la libertad y el derecho de los animales se discute desde hace mucho tiempo en torno a la lidia de toros. Analizando diversas encuestas realizadas en México y España he podido apreciar que aproximadamente el 65% de la gente se declara en contra de las corridas de toros, 28% a favor y un 7% indiferentes. En datos como estos podemos darnos cuenta porque a pesar de que la mayoría se declara en contra ha sido difícil abolir dicha práctica, 28% de la población es mucha gente que aunque no deja de ser minoría definitivamente si tiene un gran peso de opinión.

Un factor determinante que ha impedido solucionar este

conflicto es el hecho de que generalmente la gente está acostumbrada a discutir y tratar de ponerse de acuerdo en lo que es y no es correcto en base a sus creencias y opiniones personales lo que claramente solamente causa una lucha de egos en un círculo vicioso sin fin. Por un lado tenemos a la población que se declara en contra de la tauromaquia  la cual opina que atormentar un animal para el simple regocijo del ser humano es un acto inhumano y poco civilizado, apoyando así la idea de que todos los animales tienen derechos que debemos respetar y son impulsados en gran medida por las emociones y sentimentalismo que casi  cualquiera incluyéndome a mi siente al ver o pensar en el sufrimiento de un ser inocente. Por el lado contrario tenemos a los aficionados que argumentan se trata de tradición y arte, que el toro disfruta  de la faena, que extrañamente es el único animal que se crece en el ruedo e inclusive los he escuchado decir que si pudiéramos preguntarle su opinión al animal nos daría su aceptación y nos contaría acerca del deleite y lo digno que es su muerte en la lucha del ruedo.

¿Qué de todo lo que se dice es realmente válido? Si analizamos desde una perspectiva fría ambas posturas nos daremos cuenta que claramente la lucha se lleva acabo con armas subjetivas, donde la fuerza de los argumentos dados recae meramente en la fuerza que pudiera llegar a alcanzar cada uno de los lados en una imposición de carácter ideológico. Definitivamente la historia nos ha enseñado que los conflictos entre seres humanos se originan cuando las discusiones se realizan en base a las ideas y emociones. El camino más claro y pacifico para llegar a una solución es cuando las discusiones se hacen en base a la razón, objetividad, pruebas y evidencias que apoyen o refuten las ideas establecidas y es este precisamente el ingrediente que creo debemos agregar al dicho conflicto a fin de darle solución.

¿Creo que se deberían prohibir las corridas de toros? Por principio en lo personal nunca me han agradado y comparto el sentir de aquellos que en su contra se han manifestado, sin embargo si estas existen es porque hay mucha gente que les gusta y eso es lo que más me intriga ¿Por qué a tantas personas les agrada un acto de sacrificio animal?, estadísticamente la gente que gusta de la tauromaquia es tan culta y pacifica como lo podría ser o no cualquiera que esté en su contra. ¿De dónde proviene y en qué parte radica la magia que los deslumbra?

Estoy convencido firmemente que para poder forjarnos una opinión es necesario conocer por igual los dos lados de la moneda, escuchar por igual sin discriminar todos los argumentos para finalmente emitir un juicio. Estoy de acuerdo en que haya grupos luchando a favor y en contra de esta práctica, de lo que no estoy de acuerdo es que sus trincheras se armen en base a información incompleta o a convicciones subjetivas personales sin sustentos palpables. Cuando somos enviados a la guerra sin toda la información disponible lo más seguro es que seamos víctimas de un problema de falsa confianza, guerra sucia o e intereses políticos.

Personajes contra torturaEl problema ético y moral que representa la tauromaquia no es nuevo. Durante siglos han existido grupos que se han declarado en contra de la fiesta brava, personajes como Cicerón, San Agustín, el papa Pio V y el rey Felipe V entro otros manifestaron su repudio contra esta práctica,  pero que ante la circunstancia cultural del pasado y el poder económico que esta actividad ha representado poco han podido hacer.

En un intento por aportar algo nuevo a la situación es que sugiero abordar este tema con un conocimiento mayor de las circunstancias, con los pros y contras de ambos lados, con todas las evidencias en la mano y en base a ellas tomar decisiones. Para ello es necesario conocer cuál es el origen de la tauromaquia y el contexto desde el que nace.

Pinturas rupestres

Esta actividad tiene sus orígenes  en el mismo origen de la humanidad, comenzó en la prehistoria paleolítica, donde el ser humano cazaba toros y dejaba su testimonio a través de variadas pinturas rupestres. Posteriormente a partir de la edad de bronce se desarrolló a lo largo de siglos como una demostración de valentía, al estilo de algunas tribus que aún practican ritos de paso de la niñez a la edad adulta. Desde nuestras raíces en diferentes civilizaciones y culturas este animal ha sido dotado de una compleja simbología de fuerza, virilidad, fertilidad, abundancia, deidad protectora de la agricultura entre otras que han convertido al toro en objeto de sacrificios y danzas en donde el hombre ha tratado de respetar y superar su fuerza y poder.El toro en la cultura

Con el tiempo la admiración y obsesión por el toro lo han transformado en figura central de muchos cultos y espectáculos que con el pasar de los años han derivado en las distintas expresiones de tauromaquia que vemos hoy en día.  La lucha contra el toro siempre ha representado la batalla del hombre contra la bestia, la inteligencia contra la fuerza, la humanidad contra la naturaleza. Este concepto siempre ha sido muy llamativo por si solo y a la gran mayoría de nosotros nos llama la atención, tanto es así que nos gusta verlo reiteradamente en la cinematografía de Hollywood, en donde el ser humano se enfrenta a monstruos ya sean extraterrestres, animales mutados o incluso dinosaurios, la escena del hombre contra la bestia nos conmueve por sí sola, sin embargo siempre vendrá envuelta en un segundo contexto, en el caso del cine nos agrada cuando este contexto envoltorio trata de defender la vida, luchar por la sobrevivencia de la raza humana o salvar al inocente. Cuando por otro lado este segundo contexto trata simplemente de regocijo humano como sucede en la tauromaquia es cuando sentimos repudio hacia él y es precisamente aquí el punto donde sus aficionados probablemente encuentran su punto de apoyo, donde la magia del concepto hombre vs bestia supera en muchas veces cualquier otro efecto de rechazo aunado al significado histórico y cultural que de esta práctica emana.

El dramaturgo catalán Albert Boadella describe la tauromaquia como “Un espectáculo moral y didáctico porque en el existen todas las esencias básicas de la existencia humana: el miedo, la valentía, la astucia, la inteligencia, el buen gusto, el arte y la muerte” y así como el, hay un sinfín de personajes intelectuales que concuerdan con la misma esencia de ideas.

Habiendo dicho todo lo anterior, si nos preguntamos ¿la tauromaquia es tradición?, la respuesta es definitivamente si, ha sido parte de la historia de la humanidad desde que esta nació y argumentar lo contrario sería tanto como negar que el cielo es azul. Ahora bien, hemos llegado al punto donde debemos preguntarnos ¿El número de personas y cantidad de tiempo que se dedica a una actividad es sinónimo de su validez y legalidad?, analicemos algunos ejemplos:

¿Haber defendido los antiguos sacrificios humanos argumentando que es cultura y tradición hubiera sido correcto?

¿Haber defendido la quema de brujas en la inquisición argumentando que es tradición y cultura hubiera sido acertado?

¿Haber defendido la esclavitud de la raza negra argumentado que es tradición y cultura hubiera sido válido?

¿Haber defendido la lucha en el coliseo romano entre leones, tigres y prisioneros argumentando que es tradición y cultura hubiera sido adecuado?

¿Defender el machismo y la sumisión de la mujer argumentando que es tradición y cultura sería decente?

Antiguas prácticasPodemos concluir definitivamente que el número de practicantes y antigüedad que se le haya dedicado a una actividad no es sinónimo de ser correcto. Defender la tauromaquia argumentando el simple hecho de ser cultura y tradición no es suficiente, no es válido, los argumentos que puedan dársele definitivamente deberán ir más allá de esto.

Otro intento de justificación ha corrido a cargo de la gran derrocha económica que esta actividad genera y realizando el mismo ejercicio podemos preguntarnos de la misma manera ¿Acaso defender el robo, el narcotráfico, el asesinato y el crimen en general argumentando que es una fuente de ingresos para muchas personas desempleadas es válido? El que una actividad genere gran cantidad de dinero y empleos tampoco es sinónimo de ser correcto.

ProhibidoUn tercer argumento  que creo es aún más delicado que los anteriores y que merece una especial atención es la opinión de que una prohibición sobre la tauromaquia representa un ataque contra la libertad del individuo y la libertad de las minorías. En principio este argumento puede movernos en una mayor medida las fibras nerviosas. Es cierto que a ninguno de nosotros nos gustaría ser juzgados por nuestros gustos, preferencias, culto  o tradiciones, si algo debe asegurar una sociedad y sus leyes es el respeto a estos aspectos. Sin embargo cabe reflexionar lo siguiente, vivir en una sociedad equivale a vivir bajo una serie de prohibiciones con tal de disfrutar sus beneficios. Absolutamente todas las leyes atentan contra la libertad del individuo de una u otra forma, existen leyes de transito contra la libertad de cruzar una calle en el momento que uno quiera, leyes en contra de que el individuo gaste todo su dinero en lo que quiera obligándolo a destinar una cierta cantidad a impuestos, leyes contra la libertad de asesinar a quien nos caiga mal o creamos que lo merece, leyes contra la libertad de comerciar con cualquier producto que queramos restringiéndonos drogas, armas, productos piratas entre otros, leyes contra la libertad de tomar las pertenencias de otros, leyes contra la libertad de fabricar drogas o explosivos en nuestras propias casas, incluso existen leyes (que pocos seguimos) en contra de generar grandes cantidades de ruido en nuestros hogares que afecten a los vecinos. En fin como estos hay cientos de ejemplos donde constantemente estamos siendo restringidos en muchas actividades con tal de respetar el derecho y libertades de los demás y así poder convivir de manera pacífica en una sociedad, el secreto para definir cuando una actividad está prohibida o permitida es la afectación que representa hacia una tercera persona y para el caso que nos concierne el afectado es directamente el toro.

Utilizar la tradición y cultura, pobreza de la sociedad o derecho a libertad, conceptos que por sí mismos mueven emociones no deberían de ser utilizados como argumentos cuando la esencia del problema no puede ser defendida por estos medios. En este caso la esencia radica en el hecho de hacer sufrir a un ser vivo como también sucede en las peleas de perros o de gallos para el esparcimiento y regocijo del hombre y bajo este último concepto es como deberían de ser buscados los argumentos que la defiendan.

Una vez que hemos recorrido algunos de los argumentos de origen antropomórfico analicemos algunos de orden biológico que involucra al propio toro y que se han utilizado.

Uno de los mayores temas del siglo XX y XI ha sido la extinción de especies y constantemente se ha tomado como argumento en la defensa de la tauromaquia en el cual se afirma que de erradicarse esta práctica la especie del toro de lidia quedaría extinta al ser una especie que no existe en estado salvaje sino solo en ranchos especializados. ¿Tiene validez un argumento como estos? Primero debemos especificar que tanto el toro de lidia como los de carne que comemos comúnmente pertenecen a la especie “Bos Taurus” y a la subespecie “Bos Taurus Taurus”, es decir el toro de lidia no representa una especie aparte, simplemente es una variación hecha por el hombre a través de selección artificial de la misma subespecie con aun menor diferencias que las que podría tener un perro chihuahua de un San Bernardo y que aun así siguen siendo especímenes de la misma especie. El concepto de especie en peligro de extinción no puede ser aplicado al toro de lidia ya que solo puede aplicarse a subespecies, especies y taxones superiores

No son distintas especiesnaturales y no generados por la mano del hombre, sería tan ridículo como querer conservar todas las razas de perro hechas por nosotros mismos y todas aquellas que podamos seguir creando con el pasar de los siglos a pesar de ser especies que por sí solas no podrían sobrevivir en la naturaleza. Y finalmente aunque se quisiera actuar en favor de la existencia de este tipo de toro en particular, la lidia de toros no es excusa, para ello se podrían crear reservas naturales en una preocupación genuina por el bienestar de estos bovinos tal y como se ha hecho para otras especies en peligro de extinción.

Otra singularidad que se dice específicamente del toro es que por alguna extraña razón es el único animal de todos los seres vivos que gusta de ser asesinado cruelmente en la fiesta brava, mucho se ha dicho sobre la facultad que tiene este animal en particular para crecerse en el ruedo, un animal bravo y de coraje que gusta de una muerte digna y simbólica para satisfacer a su público contradiciendo así todas las leyes de selección natural  por las cuales la evolución ha moldeado el resto de las especies animales. Fuera de este cuadro dramático digno de una obra teatral del siglo XV, la realidad es que el toro es un animal herbívoro y bóvido que carece de instinto agresivo y tiende a huir en caso de peligro, cosa que en el ruedo no puede hacer y por lo tanto no expresa otra opción que atacar para defender su vida. Como todo buen rumiante gusta de tragar hierba y reposar mientras regurgita y rumia, es su naturaleza biológica, el resto de inventos taurinos no son más que explicaciones antropocéntricas que nadan tienen que ver con la realidad física del animal.

El colmo de los argumentos es uno aún más duro y egocentrista, el cual radica en creer que el toro solamente es un animal que no siente, que no sufre, desprovisto de un sistema nervioso que lo dote de dolor o sensación más allá que el simple estado de un vegetal. Afortunadamente el avance de la humanidad nos ha dotado de una gran herramienta que nos ha permitido salir de nuestra propia ignorancia, una herramienta llamada ciencia, en este caso la Etología es la rama de la biología y de la psicología experimental que estudia el comportamiento de los animales y desde ella podemos tener uno de los grandes aportes que la ciencia pueda proporcionar a este gran debate sin fin. Esta disciplina ha demostrado con hechos y evidencias más allá de toda duda que estos animales sufren dentro de la lidia de daños fisiológicos (maltratos físicos), neurológicos (dolores) y psicológicos (estrés) a un nivel tan alto que causan un sufrimiento real y palpable en el animal.

En fin argumentos como los aquí descritos sobran, pero al parecer en su mayoría pueden ser refutados con bases sólidas y palpables tal y como he intentado hacerlo a lo largo de esta redacción, la propia dinámica social, con el paso del tiempo, no opera a favor de esta aberrante tradición por una sencilla razón: la crueldad no tiene cabida en una sociedad libre y civilizada, a pesar de los esfuerzos en sentido contrario que puedan hacerse y en general se ha observado como un país entre más civilizado es más conciencia presenta ante el ecosistema y cuidado de los animales.

¿La tauromaquia es una tradición?, claro, es una tradición de cuando no sabíamos nada del mundo, de cuando no sabíamos nada de nosotros, de cuando creíamos que nuestro destino era controlado por el capricho de las deidades, de cuando creíamos que éramos el centro de la creación, de cuando creíamos tener un alma especial e inmortal que los animales no poseían y creíamos que todos los animales habían sido creados para servir al hombre

Retos modernosLa tauromaquia siempre ha representado la lucha de la inteligencia contra la fuerza, un desafío que tal vez era comprensible y válido en el contexto de una época anterior pero que hoy en día ya no tiene cabida en el mundo moderno, los tiempos han cambiado, nuestro conocimiento del cosmos, la realidad y la naturaleza nos han sacado de nuestro falso papel independiente y especial que creíamos tener y nos han hecho ver que somos partes de la misma existencia, que formamos parte de la misma naturaleza y como tal no es necesario demostrar nuestra superioridad desafiándola en actos simbólicos como este, no somos superiores ni especialmente diferentes, vencer a la bestia para demostrar superioridad ya no es el reto de hoy, los peligros actuales han dejado de ser la caza de bestias y la luchar por la sobrevivencia en el sentido antiguo de cazar o ser cazado, los retos han cambiado, es hora de reconocer las nuevas adversidades, ahora el reto está en la lucha contra los virus, las enfermedades, injusticias, odio, racismo, crueldad, desigualdades, hambre, guerras, huracanes, temblores, meteoritos. Es tiempo de cambiar nuestros paradigmas para enfrentar nuestras nuevas adversidades, invertir tiempo, dinero y recursos en cuestiones mucho más provechosas que un rito ancestral que ha perdido vigencia, recordemos la tauromaquia como una tradición que nuestros ancestros practicaron orgullosamente en el contexto de su historia, ahora toca el contexto de la nuestra, ahora nos toca demostrar que de verdad la inteligencia es mejor que la fuerza, demostremos de verdad de que estamos hechos y enfoquemos nuestros esfuerzos en solucionar las verdaderas problemáticas del mundo y no empeñarnos en revivir una tradición que por popular y ancestral que sea no deja de estar equivocada.

Anuncios

Acerca de J. Antonio M. Martell

¿Que es la existencia? ¿Como se define la realidad? ¿De donde venimos? ¿Tenemos un propósito? ¿Tenemos poder de elección o todo es una ilusión?  Estas y otras mas son las preguntas que a diario me hago, como profesional estudié y trabajo en la Ingeniería de Sistemas, como persona tiendo a ejercer mi capacidad de raciocinio para pensar y reflexionar sobre todos los temas y maravillas que existen en el universo, dándome el poder de llevar la capacidad de mi mente mas allá de los límites diarios, la imaginación da el toque especial a la actividad “Sapiens” con lo cual el viaje en las posibilidades se hace mucho mas interesante. Intereses: Cosmología, tiempo y espacio, universo, ciencia, mecánica cúantica, inteligencia, conciencia, misterio, vida, muerte, existencia, biología

Publicado el 5 junio, 2012 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 5 comentarios.

  1. Qlick Pachuca

    Excelente Artículo! Esperamos que lo puedas compartir más adelante con Qlick como parte de un Reportaje especial, es muy importante hablar de un tema con sus antecedentes y fundamentos.

  2. Si me gustó tu artículo, más gente debería leerlo, hasta este momento pude, hay que recomendarlo, ojalá que ayude en la causa, aunque sea cambiando la forma de pensar de otra persona, y como mencionas, también es lo mismo con la pelea de gallos y de perros, que es otro tema igual de terrible… Muy bien…

  3. El sentido común es lo que debe prevalecer a la hora de tomar decisiones esta claro que deben pasar muchos años para que el nivel de cultura y pensamiento reflexivo crezcan en la sociedad. Me identifico como alguien que tiene una mirada positiva del mundo y del futuro de este inevitablemente todos buscamos el camino de ser felices y eso aunque deban pasar miles de años va a llevar a lo que la evolución o dios quiere que nuestra inteligencia nos sirva para mejorar moralmente que conlleva a ser felices y vivir en armonía con todo lo que nos rodea. Debo decirles que me encanta disfrutar de la escrituras de personas que buscan tener una idea del mundo mas neutral.neutral. Estaría bueno que dieras tu punto de vista del terrorismo actual con respecto al estado islámico. . saludos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: