Lo que las creencias nos hacen perder.

La humanidad está llena de creencias y todos tenemos alguna, difícilmente alguien se libra de ellas. Algunos creen en extraterrestres visitando la tierra, otros creen en Angeles y santos, algunos más creen en hadas y demonios o en el mal de ojo. También están los que creenque el hombre nunca llegó a la Luna, que existe toda una conspiración detrás del atentado a las torres gemelas, que la telefonía celulares causa cáncer y es ocultado por las grandes empresas o que el proyecto HAARP es un intento de Estados Unidos por el control mundial del clima.

creencias

Pero las creencias no terminan ahí, en ese cierto punto que sentimos lejano a nosotros, por el contrario, hay algunas más cercanas a la vida diaria como por ejemplo creer al grado de estar seguros que un partido político hizo trampa en las elecciones, que la homosexualidad es una enfermedad que se pega o que un

 vecino con dinero debe andar en malos pasos.

Algunas otras a menudo pueden tener consecuencias sobre nuestra propia persona como encomendarnos a medicinas naturistas o alternativas, buscar nuestra salud en manos de brujos y curanderos, negarnos a una transfusión sanguínea por alguna ideología religiosa o tantas y tanas más que pueden relacionarse con nuestra salud.

En cualquier dirección que miremos nos encontraremos con creencias políticas, económicas, religiosas, sociales, en salud, en belleza, tecnológicas y en general sobre casi cualquier aspecto de la vida, pero en si ¿Qué es una creencia?

Una creencia es una convicción personal que consideramos verdadera sobre algún tema guiados a menudo por nuestra “intuición” o por información sesgada y de la cual no tenemos mayores datos de respaldo. La mayoría de las veces aceptamos una nueva creencia como verdadera porque se adapta a nuestras creencias previas y prejuicios (a lo que nos enseñaron desde niños), porque nos suena “bonito” o inclusive a veces porque nos suenan lógicas pero finalmente nunca por que tengamos datos fehacientes que lo respalden (de lo contrario ya no serían llamadas creencias sino hechos o conocimiento).

Algunas de ellas las tenemos en mente de manera consciente, mas sin embargo muchas más se entre dejan ver en las acciones de nuestra vida diaria sin percatarnos, la mayoría aplicamos prejuicios sobre cada tema a lo largo de nuestra vida que afectan directa o indirectamente cada acción que tomamos y difícilmente nos damos cuenta de ello.

LoteriaIndependientemente de si al final dichas creencias resultan ser ciertas o no, siempre en conjunto terminan quitándonos algo muy preciado y valioso, “LA VERDAD” simple y sencillamente porque basarnos en creencias es como jugar lotería, puede que algún día acertemos pero la mayoría de las veces no será así.

Cuando nacemos lo hacemos sin ninguna información en nuestra mente. Todo lo que sabemos o creemos saber lo vamos adquiriendo a lo largo de nuestra vida, de nuestros padres, hermanos, abuelos, amigos, en la escuela, en la televisión, en internet, en los libros y por cualquier otro medio que transmita información. Cada persona en el planeta va adquiriendo creencias diferentes entre sí conforme va creciendo. El mundo está lleno de cientos de creencias diferentes y contradictorias entre sí, mas sin embargo el universo es solo uno y por lo tanto solo una es la verdad, no todas las creencias  pueden estar en lo correcto, ¿Cómo saber cuáles lo son y cuáles no? ¿Cómo saber que no estamos guiando nuestra vida en base a ideas que en realidad son falsas?

Todas y cada una de las decisiones que tomamos a lo largo de nuestra vida lo hacemos en base a la información previa que tenemos en mente al respecto, evaluamos las distintas opciones que tengamos y sobre pesamos los pros y contras de manera consciente o inconsciente basados en nuestras ideas previas para podernos decidir. ¿Qué pasa si dicha información esta errada?, Información equivocada inevitablemente nos llevará a tomar decisiones equivocadas, y a nadie le gusta tomar malas decisiones en la vida.

Quien piense que una creencia es solo algo indefenso y sin importancia debería considerarlo dos veces, pues en una sociedad como la nuestra, cada decisión que tomamos afecta en mayor o menor medida a los demás. Todos estamos conectados y las decisiones equivocadas en conjunto terminan afectando el progreso de una sociedad en donde cada uno de nosotros y nuestra familia se ven involucrados. ¿Salir dañado por las malas decisiones que tomó mi vecino a causa de sus creencias equivocadas? ¿Suena bastante injusto o no?

Creer en algo solo por creer es comprar un boleto de lotería, independientemente de si la ganamos o no, basar nuestra vida en un procedimiento de este estilo solo nos traerá más desaciertos que victorias.  Todos nosotros quisiéramos saber la absoluta verdad sobre todo lo que nos rodea, pero pocos son los que verdaderamente la están buscando, la mayoría decide aceptar lo que le parece correcto simplemente por comodidad y decidir arriesgarse a basar parte de su vida en algo que pudiera estar equivocado.  Creo que la mayoría de nosotros apostaríamos por la verdad sobre cualquier costo. La verdad es el bien más preciado que tenemos tanto como individuos como sociedad, es conocer los hechos de todo aquello que nos rodea tal y como son, es una búsqueda constante por conocer como son las cosas en realidad y conocer las cosas tal y como son no puede más que traernos solamente cosas positivas en la vida pues nos permitirá tomar las decisiones adecuadas.

¿Y cómo saber que es verdad y que no lo es?, Muchísimas personas han y siguen aseverando conocer la verdad sobre algún tema, “verdad” que se contradice con la “verdad” proclamada por otros. Subjetivamente, cada ser humano llega a su propia conclusión pero la verdad en realidad es algo que está más allá de los sueños, ilusiones y deseos del ser humano. La verdad un hecho que está ahí afuera y que es presumible de conocer pero que no es moldeable al capricho de los demás.

Conocer la verdad va más allá de simplemente hacer caso a lo que creemos es correcto o a lo que nos suena por nuestra “intuición” más bello o mejor. Conocer la verdad es un ejercicio intelectual activo que se conoce comúnmente como escepticismo.

El escepticismo es una postura en la que se suspende el juicio temporalmente a favor o en contra de una idea hasta tener mayores elementos para determinarlo. El escepticismo es no tener miedo a decir “no se” y reconocer que necesitamos de mayor evidencia para no solamente “creer” si no para “saber” la veracidad o falsedad de una afirmación. El mundo está lleno de información falsa e información verdadera,  y el escepticismo es un filtro para intentar reconocer que idea pertenece a que grupo. Adoptar creencias es simplemente saltarnos ese filtro y aceptar como verdaderas ideas no por sus evidencias si no por nuestra “intuición” aun sabiendo que bajo el mismo ejercicio cada ser humano en la tierra escogería ideas diferentes y transformándonos en un boleto más de una gran lotería con grandes posibilidades de perder.

¿Y si hay una idea que si es real pero para la cual no hay evidencias aún y por ello el escepticismo hace que me pierda de ella?, Bueno, ¿Cómo saber cuál si es real y cual no si no aplicamos este filtro?. El escepticismo no es perfecto pues solamente nos protege de caer en ideas falsas pero no nos acerca por sí mismo a las ideas verdaderas, sin embargo es una de las mejores herramientas que tenemos. El escepticismo no es negar por negar, el escepticismo es adoptar una postura de cuestionarincertidumbre, de dudar, de cuestionar, de decir “no sé, pero debo averiguarlo”, una postura abierta al cambio de ideas, abierta a dejarse guiar y cambiar de opinión por las evidencias a donde estas nos lleven.

No importa lo cotidianas/aburridas o lo extravagante/fantásticas que puedan parecer algunas ideas, lo realmente importante es la evidencia que se tiene para asegurar que dicha idea es parte de la realidad. Ideas tan comunes o aburridas y que suenan lógicas como que alguna sustancia sea dañina para la salud han sido descartadas por no tener pruebas que la validen y en cambio otras totalmente de locura como la teoría de la relatividad o la mecánica cuántica han sido aceptadas sin importar lo fantasiosas que se escuchen simplemente porque hay evidencia que las soportan y ante eso no nos queda más que aceptar que nuestro juicio no es más que un ridículo intento de nuestro cerebro por querer entender la realidad.

No importa si una idea la dice Einstein, el Dalia Lama o el barrendero de la esquina, no importa si una idea es pronunciada por un premio Nobel, por una ancestral cultura extinguida o por un completo desconocido, lo realmente importante son los hechos que la validan, las pruebas que demuestren su veracidad. Creer en una idea por autoridad (porque alguien que queremos mucho, que nos parece importante, sabio o es muy famoso dijo) es una forma fácil de perdernos.

La verdad es como un gran rompecabezas de miles de piezas revueltas con otras de uno muchísimo más grande y tener creencias es parecido a tomar una de ellas con los ojos cerrados y tratar de ponerla donde una vocecita mágica nos diga y esperar que encaje. Muy de vez en cuando podremos atinarle pero no hay ningún mérito en ello ni relevancia para intentos posteriores.

Las creencias son peligrosas simplemente porque nos alejan de la verdad, es decir de la realidad y conocer la realidad es la clave para sobrevivir y progresar. Buscar la verdad sobre cualquier tema es la clave para tomar mejores decisiones y por consiguiente vivir mejor.

Las creencias hacen que dejemos de buscar respuestas. El único que deja de buscar una respuesta es aquel que cree ya haberla encontrado y esto solo nos hace tener una visión sesgada del mundo

Al quitarnos las creencias “acceso a la realidad” ello conlleva a que sirvan como distractor y nos hagan perder la atención de lo que verdaderamente importa. ¿Qué tal que por aferrarnos a una creencia determinada en realidad nos estuviéramos perdiendo de algo más sorprendente y mucho mejor?

recursosPor muy seductora o inofensiva que parezca una creencia siempre terminarán en mayor o menor grado quitándonos recursos como tiempo, dinero y esfuerzo. Inclusive muchas otras veces nos pueden llegar a quitar tranquilidad o servir como excusa para interferir en la vida de terceros. Nos quitan recursos que en lugar de ser invertidos en cultivar una creencia que bien podría ser real o no, mejor podrían ser invertidos en buscar la verdad sobre ella y así promover un pensamiento que nos ayude a descubrir la verdad y utilizar dichos descubrimientos para el bien de los demás.

Cada persona tiene todo el derecho a creer en lo que quiera creer y a tomar sus propias decisiones. La libertad es un derecho sobre todos los demás. Pero si alguien quisiera ser verdaderamente honesto consigo mismo, le convendría preguntarse a sí mismo la próxima vez que decida aceptar una creencia como verdadera en su vida, ¿Qué evidencias tengo de que esto es cierto y que podría estar perdiendo si resultara que estuviese equivocado?

Anuncios

Acerca de J. Antonio M. Martell

¿Que es la existencia? ¿Como se define la realidad? ¿De donde venimos? ¿Tenemos un propósito? ¿Tenemos poder de elección o todo es una ilusión?  Estas y otras mas son las preguntas que a diario me hago, como profesional estudié y trabajo en la Ingeniería de Sistemas, como persona tiendo a ejercer mi capacidad de raciocinio para pensar y reflexionar sobre todos los temas y maravillas que existen en el universo, dándome el poder de llevar la capacidad de mi mente mas allá de los límites diarios, la imaginación da el toque especial a la actividad “Sapiens” con lo cual el viaje en las posibilidades se hace mucho mas interesante. Intereses: Cosmología, tiempo y espacio, universo, ciencia, mecánica cúantica, inteligencia, conciencia, misterio, vida, muerte, existencia, biología

Publicado el 10 octubre, 2013 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 3 comentarios.

  1. Tristán Álvarez

    Hola compañero, he leído recientemente tu escrito y le he estado dando vueltas al tema para hacerte una critica de manera estructurada. Lo cierto es que me resulta difícil pues hay puntos en los que dudo bastante y se escapa a mi compresión de las cosas.

    Creo que un punto de partida seria decirte acerca de lo que pienso hasta ahora de la creencia:

    La creencia para mi no es una es una decisión, la veo mas como una condición impuesta a nuestra condición humana. Para argumentar esto me remito a la parte donde matizas aquello de que un humano cuando nace viene a cero, en blanco, es decir, carente de moral de principios de cualquier clase, de educación, incluso de alguna habilidad mínima que le permita la supervivencia. Soy consciente de que estoy dramatizando y se pueden matizar algunos puntos a los que refiero, siendo estos discutibles, pero es precisamente esa idea del ser humano la que quiero enfatizar.

    Partiendo de esta conclusión rápidamente uno se da cuenta de que ese estado del ser humano al momento de su nacimiento y sumándolo a la “creencia” de la cantidad de habitantes 7.000.000.000 humanos aprox, podemos deducir que la verdad de las ideas que cada uno tiene en la cabeza pueden ser infinitas en variaciones. O intentando sintetizar una conclusión, en cierto modo las posibilidades son infinitas desde el punto, de que el entorno nos condiciona y nuestras verdades siempre van a esta supeditadas a este.

    Bien. Ahora toca un inciso para resaltar porque puse “creencia” entre comillas; y esto ha sido porque por mas que lo intente como ser humano jamas voy a poder contar el numero de seres humanos que viven sobre la faz del planeta. Al igual que realmente nunca voy a saber con exactitud como es siquiera el planeta en el que vivo, por mas que pueda ver una recreación del mismo en Google Earth por ejemplo.

    Solicito tu paciencia a tal dramatismo acerca de la redondez de la tierra, pero es con el fin de definir, que para mi es una creencia que la tierra es redonda, porque probablemente nunca circunnavegue el Globo y en ultima instancia voy a tener que creer en la opinión de otro ser. Ya sea este científico, explorador , o el chaman de mi tribu.

    Y he ahí el dilema. Tengo que creer en alguien que ya navego la tierra y vio que era redonda, y lo tengo que asumir. O bien ser escéptico y asumir que la verdad es que no tengo ni idea de como es este planeta. Como bien dices las creencias es algo con lo que tenemos que lidiar.

    Llegado a este punto voy a dejar clara mi postura acerca de que esto no es un ataque al escepticismo ni una invitación a la creer en cosas estúpidas, si no, solo poner de manifiesto que el ser humano tiene una capacidad de razonamiento limitada por la propia infinidad de posibilidades.

    Hoy por hoy, estamos expuestos a cantidades de información enormes y no podemos contrastarlas y convertirlas en conocimientos todas ellas, porque nos es virtualmente imposible, entonces esta es para mi la parte negativa, si se le puede decir así, de suspender el juicio, hasta hacernos una idea. Suena muy sano, pero la realidad es que la mayoría de las veces hemos de tomar decisiones sin basarnos en nada relacionado con la ciencia, lógica o razón contrastada.

    No hay mas que mirar a nuestro alrededor y ver a humanos con maquinas portátiles que emiten información constantemente, de momento de manera externa, pero seguro que muy pronto de forma integrada al cuerpo. Esto nos lleva a debatir acerca de los pros y los contras de lo que algunos coinciden en llamar Transhumanismo.

    Esa polarización que veía en mucha gente, a la hora de creer que cuando tratamos con otras personas lo hacemos en base a la lógica y la razón, obviando que los seres humanos estamos cargados de prejuicios y emociones, quizá se este terminado dado el avance tecnológico y nos dirijamos a un futuro donde la lógica mecanicista impere por encima de lo demás y los humanos nos convirtamos en manipuladores de datos y información. O quizá sean meras presunciones de mi fantasiosa mente humana.

    Se que es una cosa que mi mente crea en base a informaciones imprecisas, que mi realidad esta sesgada. Que esta filtrada por mis sentidos que están lejos de de ser instrumentos quirúrgicos del análisis de la realidad.

    Lo se, lo se, es una locura, porque de alguna manera, esto es afirmar el estado de locura en el que se encuentra inmenso el ser humano. Y invita a un profundo análisis filosófico

    Pareciera como que siempre nos hubiésemos afanado en la acumulación de conocimientos, inventado cosas como la escritura, primeramente en papel y luego en sistemas informáticos en una búsqueda de la verdad y el control.
    A veces me pregunto acerca de las consecuencias que ello implica. Intento clasificar estas cuestiones como positivas o negativas. Pero a la vez todavía me cuesta comprender como funciona un disco de Vinilo y como de ahí pueden salir Voces y Músicas
    Y aunque entiendo que interviene una ciencia detrás de tal artificio, fruto de la investigación y el conocimiento, con este ejemplo solo pretendo poner de manifiesto la cantidad de cosas que nos rodean de las que probablemente no podríamos dar explicación aunque quisiéramos y de nuevo la evidencia de que nos vemos avocados a creer en cosas que no podemos explicar.

    “Las creencias son peligrosas simplemente porque nos alejan de la verdad, es decir de la realidad y conocer la realidad es la clave para sobrevivir y progresar. Buscar la verdad sobre cualquier tema es la clave para tomar mejores decisiones y por consiguiente vivir mejor”

    Ahí arriba copie una parte de lo escrito por ti para ponerle un matiz;

    Las creencias son. Simplemente son innatas a nuestra condición de seres humanos. Buenas o malas es un juicio de valor a debatir…
    La verdad o realidades son infinitas, en términos de nuestra percepción, termino este,que ya de por si, no podemos definir dados nuestro recursos limitados como individuos
    Y por ultimo, no estoy seguro de que buscar la verdad sea siempre la clave para vivir mejor.

    Pareciera que alego a favor de la ignorancia, pero nada mas lejos de mi intención.

    Aunque quizá sobre decirlo, es obvio que esto lo digo desde mi experiencia personal, y no se si lo dijiste con estas palabras , pero se me viene a la mente una frase que leí alguna vez acerca de la compresión y que decía: Siempre comprendemos algo a partir de lo que ya sabemos- y quien sepa muy poco- comprenderá muy poco.

    Es quizás el dilema principal al que acabo embocando, siempre que profundizo en temas acerca de la razón, y la comprensión del ser humano sobre la realidad. Al final la creencia es un algo con el que tenemos que lidiar al igual que tenemos que inventar algoritmos para poder manejar cifras que desconocemos de forma razonada.

    Voy a definirme, como consciente, en cuanto al hecho de que se, que esto puede derivar en infinito debate….

    A Usted que como dice, es profesional en la Ingeniería de Sistemas le transmito mi admiración, por dicha profesión que es el entendimiento del funcionamiento de las cosas, pasión que también comparto.

    Quizás como ultima reflexión diría…que quizá ahí radica la belleza de la vida, en ese constante avance por eso que comúnmente llamamos tiempo y espacio. Abocados a un futuro siempre incierto pues lo único de lo que disponemos es del presente en el cual tenemos que lidiar una batalla constante en búsqueda de ese idealizado equilibrio que nunca alcanzamos, puesto que nos pasamos la vida remando en una y otra dirección en búsqueda de los limites con las esperanza de poder marcar un centro.

    Se que me dejo cosas en el tintero pero en otra ocasión quizás.

    Atentamente, su compañero de especie.

    • Muchas gracias por tu comentario. Lo que podría decirte al respecto es que estoy de acuerdo contigo cuando enfatizas en que las creencias no son decisiones, (quien no cree en algo nunca decidió no creer) si no condiciones impuestas (Comúnmente las creencias se forman por emoción y no por lógica. La mayoría de personas que tienen una fuerte creencia por una deidad por ejemplo en realidad nunca analizó y tomó una decisión al respecto, simplemente asimiló lo que su entorno le enseño y lo tomo como cierto sin cuestionarlo)
      Tocas un tema muy importante que ya alguna vez me había comentado cuando dices que nunca podrás comprobar por ti mismo la redondez de la tierra y que tendrás que creer en lo que otros dicen al respecto. Creo que es una opinión clave para comprender precisamente la importancia de poner en duda todas nuestras creencias. Podría comenzar con un ejemplo extremo de solipsismo: ¿Cómo sabemos que en realidad no somos solamente una mente flotando en un jarrón alimentado con los estímulos apropiados para ver el mundo de la manera que lo vemos? (De manera más moderna el argumento principal de la película “The Matrix”).
      Desde este punto de vista podríamos pensar que jamás podríamos estar seguros de nada, ni que el suelo que pisamos es como lo estamos viendo. De lo único que podríamos estar seguros es que las cosas aparentan ser como las experimentamos pero no que son como creemos son. Con este pequeño ejemplo pretendo hacerte ver que en realidad ningún conocimiento es absoluto, no importa la cantidad de evidencias que existan a su favor (ni siquiera la teoría de la relatividad que es una de las teorías científicas más probadas es definitiva, hoy en día sabemos que es incompleta por su incompatibilidad con la mecánica cuántica).
      Precisamente la esencia de la ciencia es dudar de todo conocimiento. Someterlos a constantes pruebas e interrogantes una y otra vez con el objetivo de perfeccionarlos. Ningún conocimiento es absoluto. A lo más que podemos aspirar es a considerar un conocimiento como algo con mayor o menor probabilidad de ser cierto en base al número de evidencias que haya a su favor pero nunca como algo absoluto. Ahora bien, el que no podemos conocer al 100% la veracidad sobre un conocimiento ¿nos justifica para creer en cualquier cosa?, no, claro que no tal y como tú lo mencionaste.
      Comentas que jamás podrás comprobar por ti mismo la redondez de la tierra y tendrás que confiar en la opinión de alguien más. Bueno, aquí las cosas no son exactamente así, no es cuestión de opinión, es cuestión de pruebas y eso es lo que hace diferente a la ciencia. En principio cualquier persona con los medios adecuados puede llevar acabo las observaciones o experimentos que propone la ciencia en cualquier tema para comprobar o refutar una idea. Tal vez nunca tendrás la oportunidad de salir de la tierra en una nave espacial y comprobar la redondez con tus propios ojos, pero para saber que la tierra era redonda no fue necesario hacer eso. En realidad fue Eratóstenes en el siglo III el primero en darse cuenta de ello utilizando solamente dos varas clavadas en dos ciudades muy distantes y midiendo la sombra que proyectaba a la misma hora. Lo grandioso de la ciencia es que en principio cualquier persona puede comprobar por sí mismo la veracidad de una afirmación, pues las pruebas son objetivas y repetibles en cualquier parte del mundo, por lo que no necesitas confiar en la opinión de las personas, necesitas conocer las diferentes pruebas que hay comprobadas por distintas personas a lo largo del tiempo en distintos lugares y circunstancias para conocer si una afirmación es real o no. No es cuestión de opinión. Los autos caminan, los aviones vuelan, las computadoras funcionan aquí y en cualquier parte del mundo, las pruebas ahí están, la ciencia funciona, no es cuestión de opinión, es cuestión de ver sus hechos.
      Ahora bien, creo que para enfatizar un poco más sobre el punto de “confiar en la opinión de un científico” creo que es importante señalar la forma en cómo funciona la ciencia y creo que este podría ser el punto que desconoces y tal vez pueda lograr hacerte ver por qué dicha idea no es del todo correcta.
      Alrededor del mundo existen cientos de grupos de investigación con miles de científicos independientes entre sí que se dedican a diferentes actividades, cuando hacen un estudio sus resultados son publicados en una de las tantas y tantas revistas científicas especializadas que existen alrededor del mundo como The Lancet, Nature, Science, Physical review letters, British medical journal, National Academy Science Letters, PLOS Medicine, etc. Estas son revistas arbitradas, donde un artículo puede tardar incluso años en ser publicado, pues es revisado muy detenidamente por una serie de árbitros para asegurarse que el artículo es objetivo, describe claramente todos los pasos que se siguieron, que las metodológicas están bien hechas y sustentadas, etc. (Cualquier idea por loca, ridícula o descabellada que se escuche es aceptada en el mundo de la ciencia siempre y cuando esté bien planteada). Cuando el artículo sale, otros científicos alrededor del mundo de manera independiente comprueba por sus propios medios los resultados, critican la idea, intentan derrumbarla por todos los medios y si la idea se sostiene mediante el peso de sus propias evidencias entonces es aceptada (En el mundo de la ciencia, el éxito y fama como el de un premio nobel muchas veces se consigue demostrar que lo que antes se creía está equivocado, pero siempre y cuando este bien sustentado. Una parte fundamental de la ciencia se hace demostrando que algún compañero está equivocado).
      La mayoría de nosotros no somos científicos y aunque lo fuéramos nunca podríamos demostrar por nuestros propios medios todo el conocimiento que la ciencia ha generado, pero cuando mencionas que tendrías que confiar en la opinión de alguien más para creer que la tierra es redonda, no solo tendrías que confiar en la opinión de un científico, si no para creer que no es así tendrías que creer que existe una conspiración de miles de personas libres e independientes al rededor del mundo que se han puesto de acuerdo para hacerte creer que la tierra es redonda.
      Vaya, a lo que me refiero al fin de cuentas es que la ciencia no está hecha por una persona o por opiniones, si no está hecha por una comunidad de gente alrededor del mundo que de manera libre e independiente intentan buscar la verdad de muchos fenómenos a través de experimentos, observaciones y pruebas objetivas que son repetibles y que en principio cualquier persona o grupo de científicos en otra parte del mundo puede replicar y confirmar o refutar.
      Aunque claro, refiriéndonos al caso extremo del solipsismo que comenté antes, nada podría evitar que tal vez todo sea solo una ilusión por nuestra mente, pero las pruebas para esa idea son prácticamente nulas, por lo que podríamos considerarlo como algo poco probable aunque no imposible.
      Somos seres finitos, limitados con inteligencia limitada y eso limitará por siempre el conocimiento que podamos obtener de este mundo, de eso no hay duda, pero conocer eso no es razón para dejar de intentarlo.
      En cuanto a si la verdad es buena o no siempre para vivir mejor, bueno comentarte que en mi opinión la verdad es liberadora, porque nos permite ver las cosas tal y como son y con ello tomar decisiones veraces y certeras. Mala información nos llevará inevitablemente a tomar malas decisiones. La ignorancia ha llevado a la humanidad a cometer las peores barbaridades a lo largo de la historia (cruzadas, quema de brujas, guerras, etc) y aún hoy en día sigue pasando alrededor del mundo, gente que es invadida por la superstición dejándose llevar por lo que les gustaría fuera verdad y afectando su salud como ocurre con muchas “terapacias alternativas medicinales” o cayendo víctimas de charlatanes y estafadores. O todas las desgracias e injusticias que pasan diariamente en todos los países del oriente medio impulsadas por una creencia irracional.
      Conocer la verdad (o por lo menos hasta donde lo tenemos resuelto hoy en día) de quienes somos, como llegamos aquí, cual es nuestro papel en el universo, porque el mundo es como es y por qué funciona como funciona nos ha permitido tener una vida más tranquila y placentera, más sana, con más años de duración, con mayores comodidades, etc. Como lo comenta Steven Pinker en su libro “Los ángeles que llevamos dentro” a diferencia de lo que muchos creen, hoy en día es la época con menos violencia y con mejores probabilidades de ser feliz que la humanidad ha experimentado en toda su historia.

  2. Se que ha pasado tiempo ya.. pero finalmente vi tu replica y quería darte las gracias por las molestias.
    Saludos de uno, que sigue en la brecha y la búsqueda de su propia razón de ser y existir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: