Sigo esperando el momento en que tenga que usar el cálculo en la vida real.

A7r9JltCEAAkjgrSi alguna vez has visto una imagen como esta y has estado de acuerdo con ella siento decirte que te han visto la cara. Y lo curiosamente irónico es que quien la elaboró utilizó el cálculo mientras la hacía sin siquiera darse cuenta.

Probablemente la mayoría de nosotros alguna vez llegó a escuchar o inclusive mencionar en algún momento de la escuela frases como “Para que nos enseñan esto si nunca lo vamos a usar” o “Yo no voy a ser ingeniero, para que quiero saber esto” demostrando desagrado e inconformidad hacia las clases de matemáticas, probabilidad, estadística, etc.

Si bien es cierto que tal vez la mayoría de la gente nunca tendrá la necesidad de aplicarlas directamente en su vida o trabajo, la verdad es que en todo momento las usamos sin siquiera darnos cuenta. Y es que el cálculo ha sido y es una herramienta fundamental para comprender el funcionamiento de muchos fenómenos en la naturaleza como por ejemplo el comportamiento de la electricidad, de las moléculas o de la gravedad y con ello hemos podido abrir las puertas para tener energía eléctrica en nuestras casas, crear la radio, crear la televisión, refrigeradores, microondas, lavadoras, satélites, GPS, telefonía fija y celular, computadoras, Internet, motores, automóviles, carreteras, edificios, aviones, pinturas, plásticos, medicamentos, ropa, etc.

Por mencionar algunos casos; A mediados de 1800 Maxwell utilizando el cálculo de Newton logró describir el comportamiento del electromagnetismo con un conjunto de fórmulas que permitieron todo el desarrollo posterior y que hoy en día gozamos sobre la electricidad y todos nuestros dispositivos electrónicos; También podríamos mencionar como a principios de 1900 Einstein basándose en el tan conocido teorema de Pitágoras que a todos nos enseñan en la primaria logra formular la teoría de la relatividad, la cual permitió darnos cuenta que materia y  energía son dos manifestaciones del mismo fenómeno revelando el secreto para el desarrollo de la energía nuclear y a las bombas atómicas. Dos elementos fundamentales que hoy en día dictan gran parte de la política social del mundo y que irrisoriamente se basan en una sencilla suma pitagórica.

La matemática en general es una de las mayores herramientas intelectuales jamás creadas por el hombre que nos ha permitido comprender parte del funcionamiento del mundo y con ello nos ha dado la posibilidad de utilizarlo a nuestra conveniencia dando como resultado la sociedad y estilo de vida con todas las comodidades y tecnologías de las que hoy disfrutamos.

Lamentablemente decía Carl Sagan: “Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y tecnología en la que nadie sabe de ciencia y tecnología. Ello constituye una fórmula segura para el desastre”. Probablemente lo más triste de la imagen inicial es que los frutos de las matemáticas están en todos lados a nuestro alrededor pero la mayoría de la gente no puede reconocerlos.

Cada vez que usas tu teléfono celular, entras a internet, ves la televisión, escuchas música, usas maquillaje, viajas en auto, buscas una dirección en google maps o te pones ese sweater de colores vivos que tanto te gusta estas usando el cálculo sin siquiera darte cuenta. Por lo que a diferencia de lo que la imagen inicial dice prácticamente en todo momento usamos dichos conocimientos de manera práctica en la vida real aunque no lo sepamos.

Pero más allá de todo esto, si aún sigues preguntándote por que es necesario el enseñar matemáticas desde la educación básica y media superior si al final de cuentas la mayoría de la gente terminará sin aplicarlas directamente en su vida, creo que valdría la pena reflexionar sobre cómo es que aquella característica del ser humano que nos ha permitido tener la civilización quealegria entender hoy en día tenemos más que la inteligencia ha sido la cultura. El hecho de aprender cosas nuevas del mundo y poderlas transmitir de generación en generación sin tener que empezar cada vez de nuevo es la clave para el progreso que la humanidad ha experimentado desde sus comienzos. Otras especies como los delfines, los calamares o inclusive los cuervos poseen una gran inteligencia pero carecen de este mecanismo de enseñanza que asegure la sobrevivencia de sus conocimientos a través del tiempo.

Transmitir lo que sabemos en general hacia la sociedad durante la escuela básica y media superior es un punto crucial para asegurar en parte la sobrevivencia del conocimiento, además de ayudar a forjar un mejor panorama en niños y adolescentes sobre la vida, enriquecer sus gustos y fomentar una mejor toma de decisiones sobre a que dedicarse al crecer. Entre más conozcan mayor abanico de posibilidades tendrán para escoger. La ignorancia es una venda que nos ciega y una soga que nos ata de manos para podernos desenvolver en el mundo.

Cuando una generación no puede transmitir adecuadamente a la siguiente el conocimiento necesario para que esta continúe el progreso, lo que se consigue es un estancamiento con respecto a las demás naciones e inclusive un posible retroceso que de mantenerse prolongadamente puede terminar llevando a toda una sociedad hacia la oscuridad. Un fenómeno que sobresalta notoriamente en los países del tercer mundo como el nuestro.

Tras la destrucción de la biblioteca de Alejandría alrededor del siglo III d.C. en donde se perdió gran parte del conocimiento y florecimiento griego que venía encaminado a la sociedad hacia un mundo mejor y más civilizado, se sobrevino una oscuridad de 1000 años durante la edad media. Una oscuridad que de no haberse suscitado, muy probablemente desde hace ya siglos atrás habríamos conquistado el sistema solar. Un terrible retroceso ocasionado por no haber podido transmitir el conocimiento de dicha época a las siguientes generaciones quienes se hubieran encargado de cuidarlo, mantenerlo y acrecentarlo.

Hablando de manera general, la ciencia es la única generadora de riqueza en el mundo. Las demás actividades del ser humano solamente la reparten. El conocer algo nuevo del universo y con ello poder crear algo que antes no existía es la forma en como las sociedades crecen. La ciencia nos permite obtener nuevos conocimientos, que a su vez nos permiten crear productos o servicios, que finalmente terminan generando nuevos empleos. Son estos puntos los que permiten a una sociedad crecer y generar un mejor ambiente para vivir, y es por ello que es tan importante diseminar hacia la sociedad una herramienta tan crucial como lo son las matemáticas.

Por otro lado,  una apreciación más que tengo hacia las matemáticas es que antiguamente no se comprendía el mundo, y se creía que cualquier fenómeno como la lluvia, el sol, los relámpagos, las sequias, los terremotos o los volcanes eran producto de divinidades. Resultado de fuerzas caprichosas que no podíamos entender. Más adelante, cuando surgió la idea de que el universo era comprensible todo cambió, y las matemáticas son una de las herramientas que nos permiten esa comprensión.

Cuando en la escuela nos plantean un problema que no entendemos nos sentimos abrumados al no saber cómo abordarlo, sin embargo, cuando entendemos las matemáticas y nos dan el poder de atacarlo la situación cambia. En ese momento nos sentimos diferentes, con poder, con la capacidad de comprender al mundo y nos sentimos un poco menos vulnerables ante él.

La vida es dura; hambrunas, enfermedades y sufrimiento.  El mundo es abrumador, pero cuando contamos con una herramienta que nos permite comprenderlo un poco más de lo que lo hacíamos antes de tenerla nos sentimos con un poco más de control. Menos oprimidos al ver que la vida no es un sinfín de acontecimientos caprichosos de los que no tenemos mando, sino que son una serie de sucesos lógicos y comprensibles.

Las matemáticas no son un problema en la escuela, por el contrario, son una ayuda para poder entender lo que verdaderamente se nos dificulta. La complejidad del mundo. Y aunque tal vez las matemáticas no hagan la magia por sí solas definitivamente ayudan a cambiar la perspectiva del mundo, Ayudan a forjar carácter ante lo incierto de la vida.

Personalmente tengo una anécdota sobre este punto. De niño crecí en una familia muy dada a las creencias irracional racionalsobrenaturales, como la brujería, lo cual me asustaba. Recuerdo que durante mi infancia muchas veces llegué a pensar  “¿Cómo es posible que una persona a miles de kilómetros solamente con su fuerza de pensamiento y unos pases mágicos pueda tener influencia sobre alguien más”. Esta idea me hacía tener pánico del mundo. Me hacía sentir inseguro, pues como podría tener la tranquilidad de caminar por la calle sabiendo que en cualquier momento me podía pasar algo simplemente por el pensamiento y la voluntad maligna de alguien más.

Vivir en un mundo de pensamientos sobrenaturales e incomprensibles asusta y da bastante inseguridad. Sin embargo, mucho tiempo después gracias a varios factores incluyendo a las matemáticas y a un gran profesor en la preparatoria que me hizo abrir los ojos entendí que el mundo era lógico y comprensible, lo cual cambió mi seguridad. Aquel miedo que sentía de niño por lo desconocido desapareció y desde ese momento me sentí con el poder de entender y tener un control relativamente más estable sobre mi vida.

El saber que podemos comprender el mundo cambia definitivamente la seguridad y visión de nosotros mismos y aunque no apliques directamente las matemáticas el simple hecho de conocerlas te da el poder de saber que puedes entender lo aparentemente  incomprensible. El saber de ellas te hará perder el miedo para intentar comprender otras situaciones de la vida y te podrá ayudar a sentir que vives en un lugar con los pies más firmes sobre la tierra.

La vida es efímera y el tiempo que disfrutamos cada uno de nosotros no es más que el parpadear de un hombre en un día con una tormenta de arena encima. Somos más de 7,000 millones de seres humanos en la actualidad sin siquiera saber cuántos miles de millones o tal vez millones de millones hemos llegado a ser en nuestra historia. Si queremos que nuestra vida cuente y sea significativa necesitamos tomarla por los cuernos y aventurarnos hacia lo desconocido. Salir de la zona de confort. Atrevernos a hacer lo que nadie antes ha logrado rompiendo los esquemas de donde nos tocó nacer para cambiar el mundo y hacerlo un mejor lugar para vivir, pero para lograrlo necesitamos definitivamente primero comprenderlo. Quien no comprende un problema, no tiene el poder de solucionarlo. Conocer y entender lo que sucede a nuestro alrededor es el primer paso para cambiarlo y aunque tal vez nunca las apliquemos directamente por nosotros mismos las matemáticas son uno de esos tips que nos hacen decir “¡Hey!, esto lo puedo entender”.

Como parte de la sociedad tienes derecho a conocer de cerca cómo es que hemos llegado a ser lo que ahora somos y por qué no estamos en este momento escondiéndonos de depredadores dentro de una cueva muriendo probablemente antes de llegar a la adolescencia. Y también tienes el derecho a tener la opción de contribuir con algo nuevo a la sociedad que la deje mejor de lo que estaba cuando llegaste.

Por eso la próxima vez que escuches a alguien diciendo “No deberían de enseñarnos esto”  respóndele, “¿Por qué no? Yo si quiero entender el mundo en el que me tocó vivir y no solamente ser una marioneta de lo aparentemente incomprensible”.

Anuncios

Acerca de J. Antonio M. Martell

¿Que es la existencia? ¿Como se define la realidad? ¿De donde venimos? ¿Tenemos un propósito? ¿Tenemos poder de elección o todo es una ilusión?  Estas y otras mas son las preguntas que a diario me hago, como profesional estudié y trabajo en la Ingeniería de Sistemas, como persona tiendo a ejercer mi capacidad de raciocinio para pensar y reflexionar sobre todos los temas y maravillas que existen en el universo, dándome el poder de llevar la capacidad de mi mente mas allá de los límites diarios, la imaginación da el toque especial a la actividad “Sapiens” con lo cual el viaje en las posibilidades se hace mucho mas interesante. Intereses: Cosmología, tiempo y espacio, universo, ciencia, mecánica cúantica, inteligencia, conciencia, misterio, vida, muerte, existencia, biología

Publicado el 5 septiembre, 2015 en Sin categoría y etiquetado en , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente. 1 comentario.

  1. En todos los años que tengo de eseñanza de las matemáticas me han traído preguntas como la indicada. Siempre doy dos respuestas a esta inquisición: la primera es que no se estudia matemáticas para ser ésto o aquéllo en la vida, sino para aprender a pensar mejor, en forma lógica y adecuada. La segunda es que dicha pregunta sólo muestra cierto aspecto de la vida nuestra, que insiste en lo material, lo práctico. Se olvida de lo que más mueve a los hombres desde su niñez: lo lúdico. Siempre jugamos, inventamos situaciones, somo actores en el teatro de la vida. Las matemáticas son un juego con leyes claras, inamovibles, que vienen desde el vamos. Podemos practicar la honradez y la claridad de criterio. No hay soborno posible, las soluciones no cambian de acuerdo al ánimo, a la posición ideológica o al estado del tiempo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: